¿Orgullosa de ser católica? Una encuesta innovadora de America pregunta a las mujeres sobre sus vidas en la Iglesia

Las mujeres católicas podrían ser parte de una ola de votación por el Partido Demócrata en 2018. Están listas para recibir diaconisas. Muchas sienten que sus parroquias incluyen a las mujeres y acogen a los católicos divorciados y vueltos a casar, y a los católicos no heterosexuales. Pero consideran que la Iglesia podría hacer más para acoger a padres solteros, madres solteras y personas que han perdido a sus cónyuges. Y aunque las mujeres católicas que son republicanas y demócratas difieren ligeramente sobre si es más importante o no "proteger la vida" o "ayudar a los pobres", en la mayoría de los otros indicadores sobre la identidad católica sus diferencias son estadísticamente insignificantes.

Estos son sólo algunos de los hallazgos de la Encuesta de America, comisionada por America Media y realizada por el Centro de Investigación Aplicada en el Apostolado de la Universidad de Georgetown en asociación con Crecimiento desde el Conocimiento (GfK, por sus siglas en inglés), una firma de encuestas. Es la encuesta más completa realizada sobre mujeres católicas estadounidenses. Lo siguiente es un extracto del resumen ejecutivo. El resumen completo está disponible en línea, en cara.georgetown.edu.

Advertisement

El estudio se realizó entre el 3 de agosto y el 24 de agosto de 2017. Un total de 1.508 mujeres que se identifican como católicas en los Estados Unidos completaron la encuesta (en inglés o español). El margen de error muestral para la muestra general es de más o menos 2,5 puntos porcentuales. El Centro de Investigación Aplicada en el Apostolado (CARA, por sus siglas en inglés) estima que había 37,3 millones de mujeres católicas en los Estados Unidos al momento de la encuesta. De esta población, 28,8 millones eran adultas.

Creencia religiosa, práctica y vida parroquial

Aproximadamente una cuarta parte de las mujeres católicas en los Estados Unidos asiste a misa una vez a la semana o más a menudo (24%). Casi el mismo porcentaje, 23%, asiste a misa menos de una vez a la semana, pero al menos una vez al mes. El 27% asiste algunas veces al año y el 26% asiste casi nunca o nunca.

Las millennials (nacidas en 1982 o después) y las mujeres de la generación posterior al Vaticano II (nacidas entre 1961 y 1981) son menos propensas que las mujeres católicas mayores a asistir a misa al menos una vez a la semana. El 17% de las millennials y el 18% de las encuestadas de la generación posterior al Vaticano II indicaron que asisten a misa al menos una vez a la semana, en comparación con el 31% de las encuestadas de la generación del Vaticano II (nacidas entre 1943 y 1960) y el 53% de encuestadas de la generación previa al Vaticano II (nacidas antes de 1943). No hay diferencias estadísticamente significativas en la frecuencia de asistencia a la misa por educación o raza y origen étnico; sin embargo, las católicas casadas son significativamente más propensas a asistir a misa semanalmente (29%) que aquellas que están divorciadas o separadas (19%), nunca se han casado (16%) o viven con una pareja (6%).

El 15% de las mujeres católicas ha servido como catequistas o maestras de educación religiosa en una parroquia. Menos de una en 10 ha realizado otras labores. En general, el 67% de las mujeres católicas no ha servido en una parroquia en ninguno de los papeles ministeriales que se preguntó. Es menos probable que las encuestadas participen en el ministerio de jóvenes adultos (4%), como miembro o madrina del equipo del Rito de Iniciación Cristiana para Adultos (RCIA, por sus siglas en inglés) (4%), o como ujier o ministro de hospitalidad (4%). Una de cada 20 ha sido monaguillo (5%).

Ayudar a los pobres y recibir la comunión es lo más importante sobre "lo que significa ser católico" para las encuestadas (45% "mucho"). Menos importante es estar involucradas con sus parroquias (18%) o confesarse regularmente (20%).

Las mujeres católicas que se identifican como demócratas son más propensas que otras a decir que ayudar a los pobres es "muy importante" para su sentido de lo que significa ser católico. Las mujeres católicas que se identifican como republicanas son más propensas que otras a decir que proteger la vida es "muy importante" para su sentido de lo que significa ser católico. Las diferencias partidarias para otras preguntas son mínimas o no son estadísticamente significativas.

¿Qué es importante?

Las mujeres católicas son más propensas a estar "muy" de acuerdo en que los católicos divorciados vueltos a casar (25%) y los católicos no heterosexuales (25%) son acogidos en su parroquia que los padres católicos solteros (16%). Menos de una cuarta parte concuerda "mucho" en que su parroquia tiene ministerios para ayudar a las viudas a lidiar con la pérdida de un cónyuge (22%) o que su parroquia brinda apoyo a las madres primerizas (19%). Sólo el 18% está "muy" de acuerdo en que las mujeres participan en la toma de decisiones de su parroquia (una mayoría, el 53%, está "algo" o "muy" de acuerdo con esta afirmación).

Alrededor de la mitad de las mujeres católicas (49%) está "muy de acuerdo" con la afirmación: "Estoy orgullosa de ser católica". Una de cada cinco está "algo de acuerdo" (19%). Por lo tanto, colectivamente, el 68% de las mujeres católicas está de acuerdo en que ellas están orgullosas de ser católicas. Un cuarto no está ni de acuerdo ni en desacuerdo. El 7% está en desacuerdo con la afirmación (4% "algo" y 3% "firmemente").

A las encuestadas se les preguntó si alguna vez consideraron abandonar el catolicismo. En general, el 82% de las mujeres católicas no había considerado esto. El 12% lo había considerado, pero ellas nunca lo abandonaron. El 6% consideró esto y por un tiempo ellas no se consideraban católicas. Tenga en cuenta que todas las que respondieron a la encuesta se identificaron como católicas en la primera pregunta, lo que significa que todas se consideran católicas en la actualidad. Sin embargo, una pregunta abierta sobre las razones por las que habían abandonado el catolicismo reveló que algunas sólo han regresado parcialmente —se consideran católicas pero no sienten que han "regresado a la Iglesia."

Cuando se les pidió que "indique brevemente por qué se fue", las encuestadas que consideraron abandonar la Iglesia pudieron describir sus razones con sus propias palabras. Estas respuestas fueron categorizadas, codificadas y contadas. Las razones más comunes estuvieron relacionadas con algún desacuerdo con la postura de la Iglesia católica sobre un asunto en particular (39%), seguida de sentirse atraída por otra religión o fe (23%). El 15% hizo referencia a un problema con su parroquia local; el 9% hizo referencia a la "hipocresía" de la Iglesia o sus miembros; y el 7% hizo referencia al escándalo de abuso sexual del clero. Una de cada cinco (21%) proporcionó una razón que no encajaba en estas categorías y que no pudo ser combinada con otras respuestas similares.

Después de la pregunta abierta sobre las razones por las que consideraron abandonar el catolicismo, se les hizo una serie de preguntas cerradas sobre la importancia de algunas razones específicas. Las encuestadas que consideraron irse tenían más probabilidades de citar el desacuerdo con las enseñanzas de la Iglesia (38%) y el estatus de las mujeres en la Iglesia (23%) como "muy importante" en su pensar. Era menos probable que se sintieran atraídas por otra religión (9%).

Como se indicó anteriormente, todas las encuestadas se identificaron sólo como católicas. A aquellas que habían indicado que dejaron la fe por un tiempo se les pidió que explicaran por qué regresaron. El 35% indicó que no habían regresado a la iglesia —a pesar de que ellas continuaron considerándose católicas. Este resultado representa la brecha entre identificarse con una religión y sentirse miembro de esa religión (es decir, en la Iglesia en general o en una parroquia).

Casi todas de las encuestadas que se identifican solamente como católicas informan que asisten a misa algunas veces al año o con menos frecuencia. El 17% indica que sintieron un llamado o buscaron regresar a la fe en la que fueron criadas. El 16% señaló que su regreso estaba relacionado con la familia. El 13% citó una necesidad de realización espiritual. El 9% indicó que había adquirido una percepción más positiva del catolicismo. El 7% citó un cambio en su comunidad parroquial local que las hizo regresar. Una de cada 10 citó alguna otra razón que no pudo ser clasificada con otras respuestas.

Las mujeres en las parroquias

Alrededor de la mitad de las mujeres católicas dicen que los sacerdotes en su parroquia "hacen un buen trabajo" en incluir a las mujeres en varios aspectos de la vida parroquial. Las encuestadas fueron más propensas a responder "sí, definitivamente" a que los sacerdotes en su parroquia hacen un buen trabajo en incluir a las mujeres en la comunidad parroquial (57%). El 35% "en cierto modo" siente que los sacerdotes hacen un buen trabajo al respecto. Sólo el 8% respondió que los sacerdotes no hacen un buen trabajo al respecto. Menos respondieron "sí, definitivamente" a que los sacerdotes hacen un buen trabajo en incluir a las mujeres en los consejos parroquiales (50%), puestos en ministerios laicales (49%) y en la toma de decisiones de la parroquia (45%).

Cuanto más frecuente sea la asistencia de las encuestadas a la misa, más probable es que digan que los sacerdotes de su parroquia definitivamente están haciendo un buen trabajo en incluir a las mujeres en aspectos de la vida parroquial.

También hay algunas diferencias partidarias. Las mujeres que se identifican como republicanas son más propensas que otras (las que no están afiliadas con un partido político y las demócratas) a decir que los sacerdotes en su parroquia definitivamente están haciendo un buen trabajo incluyendo a las mujeres en la comunidad parroquial (67% en comparación con 53% sin afiliación con un partido político y el 55% de las demócratas); en consejos parroquiales (60% en comparación con 48% y 47%); en puestos en ministerios laicales (58% en comparación con 46% y 46%); y en la toma de decisiones de la parroquia (51% en comparación con 45% y 42%).

A las encuestadas se les dio la definición del papel del diácono y luego se les preguntó: "¿Crees que la Iglesia católica debería permitir que mujeres de 35 años en adelante sean ordenadas como diaconisas permanentes?"

Seis de cada 10 mujeres católicas, después de leer la descripción provista, respondieron "sí", que apoyaban la posibilidad de que mujeres de 35 años en adelante sean ordenadas como diaconisas permanentes (60%). Una de cada cinco indicó que tal vez apoyaría esto, pero quiere saber más antes de responder (21%). El 12% respondió "no sabía." Sólo el 7% respondió "no", que no apoyaría que las mujeres sean ordenadas como diaconisas.

Las mujeres católicas de mayor edad y las más jóvenes son menos propensas que las del Vaticano II y la generación posterior al Vaticano II a responder "sí" a la pregunta sobre las diaconisas. No hay mucha diferencia en las proporciones que responden "no" en las distintas generaciones. (Nota: Las mujeres de la generación del Vaticano II habrían alcanzado la mayoría de edad en la Iglesia cuando se restableció el diaconado permanente. Puede que estén más familiarizadas con el papel de los diáconos que las mujeres de otras generaciones.) Sin embargo, hay un aumento en las respuestas de "no sé" entre las mujeres católicas más jóvenes.

Las mujeres que asisten a misa cada semana son menos propensas que aquellas que asisten a misa con menos frecuencia a responder "sí" y es más probable que respondan "no" a la idea de diaconisas.

Las mujeres que se identifican como demócratas son más propensas que las republicanas o las que no tienen afiliación política a responder "sí", que apoyan que las mujeres sean ordenadas diaconisas (65% en comparación con 57% de las que no están afiliadas y el 55% de las republicanas). Las mujeres blancas no hispanas son más propensas que aquellas que se identifican como hispanas o latinas a apoyar que las mujeres sean ordenadas como diaconisas (66% en comparación con 50%).

Las mujeres católicas con más educación son más propensas que las que tienen menos educación a apoyar que las mujeres puedan ser diaconisas. El 70% de las mujeres con un título universitario respondieron "sí", que apoyan que las mujeres sean diaconisas, comparado con el 63% de las que tienen cierta formación universitaria, el 57% de las que tienen un título de bachillerato y el 39% de las que tienen menos que un diploma de bachillerato.

A las encuestadas se les preguntó si alguna vez habían personalmente experimentado sexismo dentro de la Iglesia católica. Una de cada 10 dijo "sí"; nueve de cada 10 respondió "no" a esta pregunta. Aquellas que respondieron "sí" recibieron instrucciones: "Si desea hacerlo, describa su experiencia". Las respuestas más comunes tienen que ver con las mujeres que sienten que fueron percibidas como inferiores en la Iglesia y que no se les permite servir en los ministerios, especialmente como monaguillos.

Cinco respuestas, que representan el 0,3% de las mujeres encuestadas, hicieron referencia a acusaciones de comportamiento inapropiado. (Nota: CARA no conoce la identidad de las encuestadas ni las encuestadas nombraron a las personas en sus comentarios).

Entre los subgrupos, las siguientes son más propensas que todas las mujeres católicas a decir que han experimentado personalmente sexismo en la Iglesia: las que asistieron a un colegio o universidad católica (25%); las que consideraron ser hermanas religiosas o monjas (23%); las que asistieron a una preparatoria católica (16%); y las que han servido en un ministerio parroquial (15%). Entre las que dicen haber experimentado personalmente sexismo dentro de la Iglesia, el 44% dice que ha pensado seriamente en abandonar la Iglesia en algún momento. El 63% de las mujeres católicas en nuestra encuesta son mujeres casadas (46% con un cónyuge católico y 17% con un cónyuge no católico). El 6% son viudas. Una de cada 10 está separada o divorciada. El 6% vive con un compañero. El 15% nunca se ha casado.

¿Planificación de bodas por la Iglesia?

A las mujeres católicas que nunca se han casado se les preguntó si es importante que se casen con un católico y cuán importante es para ellas casarse en la Iglesia católica.

Sólo el 18% de las mujeres católicas que nunca se ha casado dice que es "muy importante" para ellas casarse con alguien católico. El 12% dijo que no planea casarse (2% de todas las mujeres católicas adultas). Aproximadamente un tercio (el 32%) de aquellas que no respondieron la pregunta sobre casarse con un católico porque "no planean casarse" (es decir, creen que probablemente se casarían ​​en el futuro) dijo que es "muy importante" para ellas casarse en la Iglesia católica. La mayoría de las encuestadas dijo que es al menos "un poco" importante para ellas (56%). (Nota: un 1% adicional de las encuestadas para esta segunda pregunta respondió que no planeaba casarse).

La típica mujer católica en los Estados Unidos ha tenido dos hijos y ambos son católicos. (Nota: "típica" se refiere a la observación mediana.) Con mayor frecuencia, éstas crecieron en hogares donde tenían al menos tres hermanos o hermanas. Por lo tanto, sus padres a menudo tenían el doble de hijos que ellas tuvieron. (Nota: Entre aquellas con hermanos y hermanas, el 59% indica que todos sus hermanos son católicos hoy en día. El 15% indica que ninguno de sus hermanos es católico ahora. El 26% indica que algunos de sus hermanos son católicos ahora y otros no.) Para la típica mujer católica, dos de sus tres hermanos siguen siendo católicos como adultos. Hoy, sólo una de cada 10 mujeres católicas ha tenido cuatro hijos (9%) y el 20% ha tenido tres. El 28% tuvo dos hijos, el 13% uno y el 25% ninguno.

La mediana de hijos para las católicas casadas ​​y para las católicas separadas o divorciadas es dos. La mediana de hijos para las viudas es tres. La mediana de católicas que nunca se ha casado es cero (el 80% no tiene hijos). Para aquellas que viven con una pareja, la mediana de hijos es uno (el 47% no tiene hijos).

De las que han tenido hijos, el 73% respondió que todos sus hijos son católicos ahora. El 15% dice que ninguno de sus hijos es católico. El 12% indica que algunos de sus hijos siguen siendo católicos y otros no.

A las encuestadas que alguna vez estuvieron casadas o que viven con una pareja se les preguntó: "¿Alguna vez usted y su pareja han practicado la planificación familiar natural (o PFN), que los programas de preparación para el matrimonio católico a menudo enseñan como un método para posponer el embarazo sin el uso de anticonceptivos artificiales?" En general, el 22% dijo "sí" y el 78% dijo "no."

Alrededor de un tercio de las mujeres católicas que alguna vez estuvieron casadas (incluidas las que viven con una pareja) que asisten semanalmente a misa ha usado la PFN, en comparación con el 12% de las que asisten a misa varias veces al año o con menos frecuencia. Las encuestadas hispanas son más propensas que las encuestadas no hispanas a decir que han usado PFN (27% en comparación con 19%). Las generaciones mayores y más jóvenes de mujeres católicas son generacionalmente las que más indican que usaron la PFN. El 36% de las mujeres católicas de generaciones previas al Vaticano II usaron la PFN, como lo hizo el 26% de las mujeres católicas de la generación de millennials. Las católicas del Vaticano II (aquellas nacidas entre 1943 y 1960) son las menos propensas a usar PFN (18%).

Inclinaciones políticas

El 41% de las mujeres católicas adultas en los Estados Unidos es demócrata (esto es si se excluye a las que sólo sienten una “inclinación política” por el Partido Demócrata, 59% si se incluyen). El 24% de las mujeres católicas adultas en los Estados Unidos es republicano (si se excluye a las que se inclinan por el Partido Republicano, 38% si se incluye a aquellas con inclinación política). El 35% está indeciso o tiene una inclinación hacia un partido político (3% no está afiliados si se excluye a las que tienen "inclinación política").

Las republicanas son más propensas que las demócratas a decir que tienen la intención de votar en noviembre de 2018 (el 87% en comparación con el 79%). Sin embargo, dado el mayor número de demócratas, este segmento superaría en cantidad a las republicanas en las urnas si la participación real reflejara las intenciones de las votantes. Sólo el 59% de las indecisas o con inclinación política dice que tiene la intención de votar en 2018. En general, la encuesta estima que el 74% de las mujeres católicas tiene la intención de votar en las elecciones del próximo año.

Se estima que hay 25,3 millones de mujeres adultas católicas que son elegibles para votar. Si el 74% de esta población fuera a votar en las elecciones de medio término, esto equivaldría a 18,7 millones de votantes. Sin embargo, las intenciones de los votantes no siempre se traducen a su participación. Desde 2002, entre el 36% y el 41% de la población elegible para votar ha votado en las elecciones de medio término. Si el 40% de las mujeres católicas elegibles votara en noviembre de 2018, esto equivaldría a un bloque de votantes de 10,1 millones. En 2014, se emitió un total de 83,3 millones de votos en las elecciones de medio término.

Entre las que tienen la intención de votar en 2018, las demócratas están más inclinadas a votar por los candidatos demócratas (94%) y las republicanas están más inclinadas a votar por los republicanos (91%). Las que no están afiliadas con un partido político se inclinan a votar por los demócratas (41%) en lugar de los republicanos (34%). En general, más mujeres católicas tienen la intención de votar por los demócratas (55%) que por los republicanos (37%).

En general, sólo el 12% de las mujeres católicas que tiene la intención de votar en 2018 dice que usará la enseñanza social católica como ayuda para decidir cómo votar.

Las encuestadas que tienen la intención de votar son un poco más propensas a decir que las declaraciones hechas por el papa Francisco las ayudarán a decidir cómo votar en 2018 más que la enseñanza social católica (19% en comparación con 12%). Una mayor cantidad de demócratas dice que las declaraciones del papa Francisco le serán útiles en lugar de las enseñanzas sociales de la Iglesia (20% en comparación con el 7%).

© 2018 El Centro de Investigación Aplicada en el Apostolado (CARA) y la revista America. Ninguna sección puede ser duplicada o copiada sin el consentimiento expreso por escrito. Para obtener más información, comuníquese con CARA en: 2300 Wisconsin Ave, NW, Suite 400, Washington, DC 20007; (202) 687-8080; o CARA@georgetown.edu.

Este artículo también está disponible en inglés en versión impresa bajo el titular "Proud to be Catholic? A groundbreaking America survey asks women about their lives in the church", en la edición del 22 de enero de 2018.

Comments are automatically closed two weeks after an article's initial publication. See our comments policy for more.

Advertisement

The latest from america

Bishop Lawrence T. Persico of Erie, Pa., speaks during a meeting in late January at the headquarters of U.S. Conference of Catholic Bishops in Washington. (CNS photo/Tyler Orsburn)
“I think we need complete transparency if we’re going to get the trust of the people back,” said Erie Bishop Lawrence T. Persico.
Mélanie Thierry as Marguerite Duras in “Memoir of War.” © Music Box Films
The film tells the story of a woman who worked for the German-controlled Vichy government but secretly joined the Resistance movement.
A. W. Richard Sipe (photo: Facebook)
Sipe's research into celibacy and priestly sexual behavior helped guide the work of church leaders and others responding to the clergy sexual abuse crisis.
Catholic News ServiceAugust 17, 2018
Did Pope Francis depart from Scripture and tradition in declaring the death penalty "inadmissible"? Or was his declaration rooted deeply in both?
Tobias WinrightAugust 17, 2018