De difuntos a santos

(Fotografia: Joshua Earle/Unsplash)  (Fotografia: Joshua Earle/Unsplash) 

Solemnidad de Todos los Santos, A

1 de noviembre de 2017

Advertisement

Rev 7: 2-4, 9-14 | Salmo 24: 1bc-2, 3-4ab, 5-6 | 1 Juan 3:1-3 | Mateo 5:1-12a

La esperanza cristiana alimenta nuestros pasos por la vida. Siempre queremos más, deseamos crecer, ansiamos mejorar. Con esa ilusión seguimos adelante. No es un mero “vivir” como buenamente podamos, sino que es compartir nuestra existencia con el Dios que nos la dio. Por eso decimos que vivimos con esperanza. Además, esa espera es “cristiana”, fundamentada en Cristo como su origen y su fin. Tanto la revelación de Dios como la vida de Jesús en la tierra nos sirven de acicate cotidiano.

Una esperanza cristiana se basa en la humanidad de cada uno; en el esfuerzo con el cual colaboramos en la construcción del Reino. La encarnación de Dios en Jesucristo saca la esperanza de lo teórico y la encarna. Después de Jesús, de sus milagros, su cruz, su solidaridad con los demás, la formación de la comunidad, todo es diferente en el corazón de la espiritualidad.

Nunca antes se había hecho una propuesta como la cristiana. Más allá del culto y la adoración, del respeto y del temor, gracias a ésta podemos esperar en Dios y colaborar con él. Nuestro Dios cercano nos toma de la mano en los asuntos cotidianos. Es tan cercano que ha compartido (desde nuestra misma naturaleza) la realidad de ser humano, con los pies en la tierra y la mente en el cielo. Por eso mismo, el modelo cristiano de santidad se ha separado de las propuestas de otras religiones. El proyecto cristiano de “amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo” (Mt 22:37-39) hace de la fe un motivo de solidaridad con los demás y de la transformación social.

La encarnación de Dios en Jesucristo saca la esperanza de lo teórico y la encarna.

El proceso de canonización de un santo en la Iglesia católica requiere dos milagros comprobados. Es decir, la persona que la Iglesia propone como modelo de comunión con Dios —quién amó a Dios y a los demás— desde la gloria, sigue intercediendo ante el Señor por el prójimo. Me gusta pensar en los santos como “hermanos mayores”. Quizá por mi experiencia personal con mis hermanas y hermanos, siempre cuidadosos y amorosos conmigo. Imagino a los santos en el cielo velando, mirando desde el silencio, atentos a mis andanzas, prontos para una palabra de consejo, para echar una mano, para proteger y acompañar.

La solemnidad de Todos los Santos (celebrada el día 1 de noviembre) va acompañada de la conmemoración de los Fieles Difuntos (el día 2 de noviembre). Celebramos la memoria de aquellos que ya gozan de la presencia de Dios y de aquellos que fueron cristianos antes que nosotros. Los días consecutivos indican el proceso: de la vida a la muerte, de la muerte a la vida eterna. No es sólo un canto de alabanza por aquellos que vivieron heroicamente las virtudes cristianas, sino una celebración de la comunión entre Dios y los hombres, entre el cielo y la tierra y de los seres humanos entre sí. Una solidaridad tan profunda que trasciende las épocas, las culturas y los idiomas. Señala que los cristianos que disfrutan de la gloria de Dios son intercesores ante el Intercesor.

No estamos solos en la vivencia de la fe aquí en la tierra; lo hacemos en comunidad. Nos enseñamos los unos a los otros, nos bautizamos unos a otros, compartimos juntos en fraternidad espiritual. Tras la muerte, seguimos en comunión entre el cielo y la tierra, entre la vida y la vida eterna. Esta es nuestra fe. Esta es nuestra esperanza. Esto es lo que estamos llamados a disfrutar.

Rezamos esta semana junto a los santos y los difuntos. Así nos preparamos para nuestra muerte que será también nuestro paso a una vida mejor: la vida eterna junto a la gloria de Dios.

Si tiene algo que decir, cuéntemelo en [email protected], en Twitter @juanluiscv.

Para suscribirse al boletín informativo (“newsletter”) semanal de “La Palabra”, haz clic aquí.

Oración

Cuando me siento preocupado por las penas cotidianas y sólo me queda mirar al cielo, me encuentro, Señor, contigo y, junto a ti, con todos aquellos que fueron antes que yo. Su ejemplo me ayuda mantener la esperanza. Porque ellos también pasaron por donde yo paso, sufrieron como yo sufro, disfrutaron y padecieron, su vida fue como la mía. Así me lleno de fuerza porque deseo también gozar de ti junto a ellos en mi día. Amén.

Comments are automatically closed two weeks after an article's initial publication. See our comments policy for more.

Advertisement

Don't miss the best from America

Sign up for our Newsletter to get the Jesuit perspective on news, faith and culture.

The latest from america

“To love the poor means to combat all forms of poverty, spiritual and material."
Gerard O’ConnellNovember 19, 2017
Cardinal Blase J. Cupich of Chicago speaks Nov. 13 during the fall general assembly of the U.S. Conference of Catholic Bishops in Baltimore. (CNS photo/Bob Roller)
Cardinal Bernardin’s consistent ethic of life could be helpful as the church grapples with issues like migration, health care and even taxes, some bishops say.
Michael J. O’LoughlinNovember 17, 2017
Giant machines dig for brown coal at the open-cast mining Garzweiler in front of a power plant near the city of Grevenbroich in western Germany in April 2014. (AP Photo/Martin Meissner, File)
“What we need to do is just continue to live out the challenge of ‘Laudato Si’,’ which is to examine our relationship with the earth, with God and with each other to see how we can become better stewards of this gift of the earth.”
Kevin ClarkeNovember 17, 2017
Hipsters love the authentic, the craft and the obscure—which is exactly why Catholicism, in its practices and its aesthetic, is perfectly suited for them.
Zac DavisNovember 17, 2017