La solemnidad de la humildad

No me gusta mucho hablar de influencias ni de condicionamientos. Prefiero la palabra “presencia”. Recuerdo especialmente, entre las muchas “presencias” que habitan mi vida, ciertas frases de mi padre. Él nos transmitía una sabiduría de vida en pequeñas dosis a través de frases que se convertían en lecciones ocasionales. Éstas son hoy parte del acervo cultural de mi familia. Fallecido ya mi padre, nosotros sus hijos seguimos transmitiendo ese conocimiento a la siguiente generación a base de repetir las frases.

Jesús también enseñaba su novedoso modo de ver la vida a través de pequeñas frases. Estas frases del Evangelio se han vuelto famosas a base de repetirlas. Las hemos escuchado tantas veces que las hemos memorizado. Y las seguimos repitiendo como el mejor modo de anunciar la Buena Nueva y de transmitirla a los que vienen detrás. Pero no perdamos de vista que estas frases (las de Jesús y las de mi padre) no las repetimos sólo para que las aprendan los más jóvenes. Las repetimos para que podamos, nosotros mismos, recordar nuestro horizonte.

Advertisement

Este domingo Jesús pronuncia una de sus frases más gloriosas y famosas. Tan impactante para algunos que san Agustín denomina a este domingo como la Solemnidad de la humildad del Señor. Dice Jesús: “Si tuvieran fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podrían decir a ese árbol frondoso: ‘Arráncate de raíz y plántate en el mar’ y los obedecería” (Lc 17,6). (En la versión de Mateo 17,20, lo que se movería es una montaña).

Pero, ¿qué tiene que ver esto con la humildad? ¿No sería más bien el orgullo de creerse capaz de cualquier cosa? Pues no. La clave de estas palabras de Jesús está en identificar la semilla de mostaza con la humildad. Por muy pequeña que sea, la fe—igual que la semilla de mostaza es pequeñísima—puede dar fruto. El que es capaz de orar todavía está vivo y “mientras hay vida, hay esperanza” (lo decía mi padre y también lo dice Eclesiastés 9,4). El problema no es tener poca fe, sino perderla completamente.

Ante las dificultades, nos aferrarnos a la fe en la esperanza de que algo mejor vendrá. Así lo ha prometido Dios como Padre amoroso que nos consuela y nos anima a seguir adelante. Esta imagen paterna me recuerda cuando mi padre nos enseñó  a usar las herramientas. Yo, con mi torpeza infantil, me desesperaba por no saber hacer las cosas y mi padre me decía que volviera a intentarlo.

El grano de mostaza es el ardor de la humildad. Es el reconocimiento de que Dios está ahí y sigue mostrándome nuevos modos y nuevas maneras de seguir adelante y hacer que la vida cobre nuevo rumbo. Así, actuando con esperanza, grandes cosas sucederán en mi vida, aunque ahora parezcan imposibles. Jesús no dice que movamos un árbol y lo echemos al mar, sino que plantaríamos el árbol en el mar. Esa es la esperanza cristiana que hoy nos anima. Hay futuro y será de vida.

Esto no son sólo palabras bonitas y lo sabemos. De hecho necesitamos pasar de la teoría a la práctica. La Palabra se encarnó y todavía pide encarnarse. Por ejemplo, mi “encarnación” del Evangelio de hoy es mi experiencia como emigrante en los Estados Unidos. ¿Cuántas veces me he sentido como un árbol plantado en el mar y, sin embargo, aquí sigo, enraizado en este mundo nuevo? ¿Cuál es tu historia? Cuéntamela en [email protected], en Twitter @juanluiscv o en Facebook iLupe.

Para suscribirse al boletín informativo (“newsletter”) semanal de "La Palabra", haz clic aquí.

Oración:

La fe es un don de Dios que yo recibo y decido usar o no. ¿Soy humilde como para pedir a Dios que me ayude? ¿Cómo conecto la fe y la esperanza? ¿Vivo de modo esperanzado la presencia del Dios en el que creo? ¿Cómo comparto mi fe con los demás? ¿Cómo enseño/ayudo a mis hijos a tener fe?

Comments are automatically closed two weeks after an article's initial publication. See our comments policy for more.
adriana curbelo
1 year ago
Cada vez mejor La Divina Trinidad lo siga iluminando

Advertisement

Don't miss the best from America

Sign up for our Newsletter to get the Jesuit perspective on news, faith and culture.

The latest from america

It is astonishing to think that God would choose to enter the world this way: as a fragile newborn who could not even hold up his own head without help.
Ginny Kubitz MoyerOctober 20, 2017
Protestors rally to support Temporary Protected Status near the U.S. Capitol in Washington on Sept. 26. (CNS photo/Tyler Orsburn)
Around 200,000 Salvadorans and 57,000 Hondurans have been residing in the United States for more than 15 years under Temporary Protected Status. But that status is set to expire in early 2018.
J.D. Long-GarcíaOctober 20, 2017
At the heart of Anne Frank’s life and witness is a hopeful faith in humanity.
Leo J. O'Donovan, S.J.October 20, 2017
Forensic police work on the main road in Bidnija, Malta, which leads to Daphne Caruana Galizias house, looking for evidence on the blast that killed the journalist as she was leaving her home, Thursday, Oct. 19, 2017. Caruana Galizia, a harsh critic of Maltese Premier Joseph Muscat, and who reported extensively on corruption on Malta, was killed by a car bomb on Monday. (AP Photo/Rene Rossignaud)
Rarely does the death of a private citizen elicit a formal letter of condolence from the Pope.